Septiembre 24, 2020

¿Qué es el índice RIME o ICGM en mantenimiento?

 


Marc Mata
Marc Mata


Asset Performance Management (APM) Solutions Manager. Wonderware Iberia | Logitek.


Únete a la Comunidad Wonderware

No te pierdas las novedades en automatización industrial

Política de privacidad

¿Cuántas veces se han parado o averiado 2 o más equipos a la vez en su organización? Si no dispone de suficientes recursos humanos en ese momento, ¿en base a qué criterios prioriza las acciones de mantenimiento?

En el mundo del mantenimiento es de vital importancia saber priorizar y optimizar los recursos para alcanzar la máxima disponibilidad al menor coste posible. En muchos departamentos de mantenimiento, esta priorización y optimización de recursos se basa en decisiones tomadas por personal con muchos años de experiencia y gran conocimiento de las instalaciones que gestionan. Priorizar las acciones de mantenimiento en base a la experiencia, no es incorrecto, aunque si es una priorización realizada bajo un sesgo arbitrario y subjetivo que en muchas ocasiones pueden generar problemas de mayor impacto económico a la organización por la toma de decisión errónea bajo la presión del día a día.

Dentro de las diferentes buenas praxis del mantenimiento, existe una técnica o metodología objetivo para tomar las mejores decisiones a la hora de priorizar una reparación sobre un equipo u otro. Dicha técnica es la utilización del factor RIME o ICGM.

I ¿Qué es el índice RIME o ICGM?

ICGM, por sus siglas en español (Índice de Clasificación para los Gastos de Mantenimiento), o RIME, por sus siglas en inglés (Ranking Index for Maintenance Expenditure), es una metodología matemática objetiva que permite determinar la prioridad de las diferentes acciones de mantenimiento. Para dicha priorización se tiene en cuenta la tipología de los trabajos a ejecutar, así como los costes asociados al retraso de estos, y la criticidad de los equipos para la producción.

Esta metodología facilita al responsable de mantenimiento la decisión de qué tareas de mantenimiento priorizar teniendo en cuenta los recursos humanos con los que cuenta, permitiendo así una gestión más eficiente y objetiva.

I ¿Cómo se calcula?

EL índice RIME es una simple multiplicación de dos factores:

ICGM o RIME = Factor trabajo X Factor máquina

Donde:

  • Factor trabajo: Clasifica las diferentes tipologías de trabajo según criticidad.

tabla índice RIME

  • Factor equipo: Clasifica todos los equipos de la organización según la capacidad, productividad y criticidad.

Tabla factor equipo índice RIME

Cabe destacar, que el factor equipo no es permanente en todo el ciclo de vida de un activo. Esto es debido a que los activos pueden tener mayor o menor impacto en la producción a lo largo del tiempo e incluso dependiendo del producto que se fabrique. Es por ello, que cobra vital importancia actualizar cada cierto periodo de tiempo los valores asignados a cada uno de los equipos para otorgarles la criticidad correspondiente en cada momento.

Si no se dispone de un sistema GMAO/EAM que priorice las diferentes órdenes de trabajo, una buena práctica es disponer de una forma visible el factor equipo en los propios activos y disponer del listado del factor trabajo a mano para poder determinar qué acción de mantenimiento es prioritaria.

I Aplicaciones del índice ICGM o RIME

Como hemos visto, el índice ICGM o RIME es una metodología muy útil y valiosa para priorizar las diferentes actividades de mantenimiento y optimizar los recursos de los que se dispone. Sin embargo, no es la única aplicación y existen otras igual de valiosas y útiles para una correcta gestión del mantenimiento.

Todas las aplicaciones son:

  1. Priorización de las diferentes tareas de mantenimiento según su importancia relativa.
  2. Soporte a la elaboración de la partida presupuestaria de mantenimiento
  3. Permite obtener una visión global de la criticidad de cada activo para determinar según la misma qué estrategia de mantenimiento aplicar y su frecuencia.

Recalcar, que la última de las aplicaciones citadas nunca sustituirá un estudio de RCM o Mantenimiento Basado en Riesgos, pero si permitirá tener una mayor consciencia de la criticidad de cada activo.

I Conclusión

En los tiempos que corren, cada vez cobra mayor importancia ser estratégicos en la dispensación de gastos e inversiones para reducir al máximo posible los costes de una organización. Para dicho objetivo, cobra vital importancia el optimizar lo mejor posible los recursos de los que disponemos en todas las áreas, incluida la de mantenimiento.

Es por ello, que es imprescindible saber priorizar las diferentes actuaciones de mantenimiento que se pueden dar al mismo tiempo, para minimizar el impacto en la producción y en los costes de mantenimiento que la realización o no realización de las mismas puedan acarrear.

Y aquí es donde entra en juego la aplicación de la metodología del índice ICGM o RIME, la cual nos llevará a implantar un sistema de priorización objetivo y altamente efectivo.

Si queréis saber cómo aplicar la metodología ICGM o RIME en vuestra organización, no os podéis perder el post: 5 pasos para implantar el índice RIME o ICGM.